Mentores

Publicado en La Nación el 12 julio, 1999
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , , , ,

Cuando su padrese va de viaje, Telémacoqueda bajo la guía de Méntor, un amigo de Ulises . Ese es el origen del término mentor, cuyo significado es preceptor o consejero. En las empresas japonesas, muchos empleados de edad, asumen la función de mentores de los más jóvenes. Se considera que lo que se aprende con los años, es valioso para los jóvenes que van llegando, tal vez con muchos conocimientos formales, muy familiarizados con las técnicas e instrumentos del momento, pero sin ese conocimiento que deja el tiempo, ese sedimento que llamamos experiencia .

La sabiduría popular diceque nadie escarmienta en cabeza ajena, esto es, que la experiencia de una persona es inaplicable e inútil a otra . También hemos escuchado la exclamación sobre quién pudiera tener veinte años ahora que se cuenta con la experienciade sesenta . Y en esto hay una tarea, un desafío que consiste en cómo hacer útil la experiencia acumulada por los mayores, a quienes vienen iniciando el camino a trompicones de tanta energía y entusiasmo como tienen . Cómo cerrar la brecha entre el sentido común que dan los años vividos y la vitalidad bullanguera de los albores de la adultez .

Veamos hoy algunos obstáculos y otro díaalgunas aperturas . Un primer obstáculo es el dogmatismo de los mayores. La experiencia que acumulamos tiende a parecernos óptima, como si el camino que recorrimos hubiera sido el único disponible o el mejor. Eso lleva a negar al joven su derecho a explorar y a cometer sus propios errores . El camino recorrido por la persona mayor no fue trazado en una mesa de dibujo ni seguido sin modificaciones de principio a fin, sino que lo fue corrigiendo según las circunstancias, y muchas de estas circunstancias fueron los errores cometidos, las oportunidades no aprovechadas o las trampas en las cuales cayó .Y el resultado satisfactorio de la situación presente, no se debe a que siempre ha acertado sino a lo que fue haciendopara salir de la trampa o para subsanar el error. Si queremos ser buenos mentores, necesitamos la honestidad de reconocer esto.

Otro obstáculo es la falta de comprensióncon la cual algunos mentores se relacionan con sus discípulos . Algunos padres, maestros, jefes, tienen poca paciencia para el andar tentativo, lento, moroso de quienes recorren el camino por primera vez . Entonces el mentor tiende a olvidar su propias dudas y temores del principio y empieza a hacer comparaciones inexactas e injustas entre “los de nuestro tiempo y estos jóvenes de ahora” . Es frecuente que las personas mayores idealicemos la forma como hemos vivido. Hacemos una re-edición de nuestra vida y suprimimos errores, excesos, lunares, borrones, de manera que la versión corregida y aumentada podría publicarse en una colección de vidas ejemplares.

Otro obstáculo está en los métodos, en el camino que se siga para lograr algo. Un primer fruto de la mentoría es el ayudar al discípulo a perseguir lo que vale la pena, a proponerse metas valiosas, y en esto los años de experiencia ayudan mucho. Pero en cuanto a los medios para lograr esas metas, forzosamente el mentor no conoce todos los que conoce el discípulo. Especialmente en el campo técnico o científico, las metas tienen alguna permanencia pero los caminos se multiplican, lo cual demanda del mentor una cierta apertura para no negar las posibilidades de lo que no conoce .

Pero quizá el obstáculo mayor de todos está en la intencionalidad torcida con la cual podría asumirse el papel de mentor. Se puede pretender ser mentor para controlar al otro, para vivirle su vida, para hacerlo dependiente, para que “no haga olas”. O para consolidar el poder a la manera en que supongo que la gallina se siente muy poderosa con los pollitos bajo las alas .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *