Responsabilidad

Publicado en La Nación el 26 abril, 1999
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

Responsabilidad, si jugamos con las raíces, querría decir “habilidad de responder”. Es lo que es deseable que ocurra en el proceso de maduración de un joven, en un recluta que se convierte en oficial y en un empleado novel en su camino a hacerse veterano. El proceso, externamente podría irse manifestando en que se van haciendo menos frecuentes las respuestas en la forma de encogerse de hombros o en el “yo no fui, fue teté “ .

Los asuntos pasan frente a nosotros. Algunos nos son indiferentes. Otros nos implican de cerca.Hay un problema de tránsito en San José, pero ese asunto no es “nuestro”. Es del Ministro de Transportes, aunque todos en su momento podríamos contribuir a su solución.Hay un problema de delincuencia. Ni Ud. ni yo podemos resolverlo. Pero sí es de “nuestra “ incumbencia prevenir un ataque, cuidar la casa, tomar una posición de defensa de la vida. Sobre unos asuntos podemos ser espectadores. Con respecto a otros, somos el torero que está frente al toro. Se dice que sobre estos últimos asuntos tenemos un sentimiento de“propiedad”. Si alguien preguntara ¿De quién es el problema del transporte urbano ? contestaríamos que es del Ministro del ramo. Pero si nos preguntaran de quién es el problema de obtener esa promoción, hacer tales visitas de ventas o implantar ese sistema en nuestro departamento, si somos maduros, deberíamos responder con toda sencillez que es “nuestro” . Cuando jugábamos futbol siendo chicos, aquellas bolas sobre las que había duda de si quien debía manejarlas era uno u otro de los jugadores, a menudo hacían que uno de ellos gritara “¡mía!” . En eso consiste la responsabilidad. En apropiarse de las situaciones difíciles o problemáticas y dejar claro que las vamos a atender. Que no las vamos a dejar en paz hasta que no las resolvamos.

También tenemos responsabilidad por otros resultados a más largo plazo. ¿ De quién es la responsabilidad de tener un cuerpo más sano ?En igualdad de condiciones genéticas, de cada uno, mediante una ingesta sana, un régimen de ejercicios esmerado y la evitación de sustancias tóxicas.¿ De quién es la responsabilidad por adquirir unas buenas destrezas para aprender?De cada uno, especialmente a través de la práctica de destrezas de lectura, análisis, estudio, pensamiento. ¿ De quién es la responsabilidad por la capacitación del personal ? No es del departamento de recursos humanos, ni del gerente. Es de cada persona. Es muy grande la cantidad de cosas útiles que se puede aprender sin que “recursos humanos” nos mande a un curso .

Lo que llamamos organización, con su división de trabajo en puestos y en unidades, tiene como condición indispensable que cada uno reciba un lotecito de autoridad y asuma su responsabilidad. No hay puestos sin importancia. No hay empleos pequeños. Talvez hay empleados pequeños. Pero no empleos pequeños. El guarda de la puerta, el mensajero, quien hace la limpieza , si se hacen responsables de su puesto, si consideran que hay unos asuntos que son de su “propiedad” están contribuyendo a la excelencia de la empresa .Esto tan elemental, no se practica en algunas empresas donde lo que impera es más bien un aflojamiento de la responsabilidad. Ese aflojamiento, a veces se debe a un sentimiento extraño que no se cómo denominar y que queda expresado en frases tales como “si el gerente llega tarde, yo me siento autorizado a llegar tarde”, “que nadie me censure por no visitar tantos clientes como podría, mientras no inicien el programa publicitario que pedimos hace seis meses “ .“Cicatero” es un término poco usado pero muy útil . Se lo utiliza para denominar a quien escatima lo que debe dar.La cicatería en las empresas las debilita, impide el trabajo conjunto, pospone el esfuerzo intenso. En tanto que la responsabilidad, el apropiarse cada uno de su lote de asuntos, las va haciendo excelentes .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *