Trabajo o festejo

Publicado en La Nación el 19 abril, 1999
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Hace una semana, un participante en uno de mistalleres me hacía la reflexión de por qué si a un grupo de personas en una unidad de trabajo se le encarga organizar un festejo, lo hace tan bien y por qué no ocurre lo mismo cuando tienen que enfrentarse a la solución de problemas que le están restando desempeño a esa unidad . Es un tema que me ha interesado y sobre el cual no tengo sino respuestas tentativas .La capacidad de gestión no es exclusiva de los profesionales en tal o cual carrera profesional. Nuestros hogares han sido manejados con un desempeño excelente por parte de abuelas, madres y esposas que en su mayoría, no tenían formación profesional . Este país alcanzó niveles de crecimiento económico antes de que se pusieran de moda las escuelas de negocios. ¿ Por qué entonces ahora, con una capacidad profesional en estos campos como no la hemos tenido jamás , cuesta tanto hacer incrementos significativos de desempeño en las empresas ?Bien pudiera ser que la respuesta fuera la misma a la reflexión que encabeza este párrafo.

Pienso a menudo que la empresa actual, con su conocimiento, con sus profesionales, con sus técnicas, con sus sistemas, tiene todo lo que se necesita para competir con éxito. Si esto es así ¿ Qué es lo que obstaculiza ese desempeño ?Y aquí creo que estamos acercándonos a algo promisorio: lo que es necesario hacer es eliminar obstáculos. Esto idea es muy sugestiva porque quizá es lo mismo que deberíamos aplicar al desarrollo de las personas. Situaciones excepcionales aparte, todas las personas tienen un potencial y unos obstáculos. La contribución de la educación, de la orientación, de la terapia, es remover obstáculos. Ese sería un buen enfoque en la empresa también.

¿ Cuáles serían los obstáculos a remover ? Volvamos a la afirmación de que en toda unidad de trabajo sus miembros son capaces de organizar un festejo. ¿ Qué diferencias hay entre esa actividad y la de mejorar el desempeño de la unidad ? . Para organizar un festejo no se necesita una estructura organizacional. Al menos no se necesita una estructura jerárquica . La autoridad y la responsabilidad son compartidas. El liderazgo es situacional: quien sabe de música se encarga de ese aspecto. Quien tiene contactos con proveedores de alimentos, asume esa responsabilidad. Nadie se atiene a nadie. Todos aportan voluntariamente lo que pueden y nadie se siente titular de ningún campo.Sobretodo, no existe un jefe, al cual mirar hacia arriba y esperar a que tome la iniciativa . En un grupo informal que organiza un festejo cualquiera puede estimular la acción del grupo, hacerlo consciente del cronograma o señalar la necesidad de ser más productivos.En un grupo informal, no hay que pedir permiso para ser creativo. Tampoco existe el temor de si lo que se propone está o no de acuerdo con el reglamento. Y nadie se pregunta cómo va a reaccionar fulanito o fulanita ante tal idea.En un grupo informal que planea un festejo nadie está mirando elreloj en espera de las cinco. Nadie siente que “ya hizo su parte”. Nadie resiente si está aportando más que su vecino.

Un grupo que organiza un festejo tiene claros los objetivos: se sabe la fecha. Se sabe lo que se quiere hacer. Se tiene una visión clara de en qué consiste el festejo porque todos hemos estado en alguno. En muchos encargos formales, las unidades de trabajo o no tienen claro lo que se espera de ellos o no logran tener una visión apasionante de lo que están tratando de lograr.Y sobre todo, tiene un clima en el cualimperan la honestidad, la confianza y el respeto, las cualesconducen a laseguridad y a la apertura, donde es posible tanto aceptar ideas como excluir otras sin que nadie resulte lastimado . En suma, el ambiente es propicio para construir y no sólo para pensar .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *