Uso del tiempo

Publicado en La Nación el 5 abril, 1999
Categoría: Eficacia
Etiquetas: , , ,

El tiempo no es como la gasolina. Si utilizamos menos el automóvil, economizamos gasolina. Con el tiempo no ocurre lo mismo. Lo utilicemos o no, siempre se gasta. Pero como tenemos la ilusión de que el tiempo es ilimitado, lo vamos dejando pasar sin remordimiento. Eso está biencomo resguardo de la salud mental, pero nada bien en cuanto a la forma dispendiosa en que lo manejamos. Si nos comportáramos con el dinero como nos comportamos con el tiempo, estaríamos en bancarrota .Al igual que el dinero, el tiempo se puede gastar o se puede invertir. Se invierte cuando con lo que hacemos hoy aumentamos la productividad o la felicidad futuras. Estudiar es una inversión. Irse al estadio es un gasto. Hagamos en este corto espacio, unas pocasconsideraciones sobre el buen uso del tiempo, sin ánimo de agotar el tema.

Lo fundamental lo dijimos hace una semana: el tiempo es limitado, el número deobjetivos en los cuales podríamos emplearlo es muy grande. Por eso tenemos que escoger los objetivos esenciales, aquéllos que más valgan la pena .

Es igual una hora por la mañana que una hora inmediatamente después del almuerzo. Pero nuestra productividad no es igual en esas dos circunstancias. Entonces conviene que asignemos las horas a aquéllo alo que podríamos sacarles más provecho. Es mejor enfrentar unproblema complejo por la mañana, que después de almuerzo . Si la gimnasia nos deja fatigados, es preferible tener la sesión de gimnasia al final del día que al principio .

Todos tenemos rituales que constituyen pérdida de tiempo: ordenar el escritorio, charlar por teléfono, exceder la pausa de café, pasar canales para “ver qué hay en la tele”, jugar un ratillo de “solitario” en la computadora, esperar a que sea la media o la hora en punto para empezar algo, soñar despiertos . Todas esas pérdidas de tiempo llegan a sumar horas en un mes . Así, una táctica beneficiosaes hacernos conscientes de las múltiples maneras de perder el tiempo y tratar de enfrentar cada una con buen juicio e ingenio.

Otro uso inadecuado del tiempo es no asignarlo en cantidades insuficientes. Si tengo que hacer una tareaque toma una hora, hay que separar esa hora y asignarla a la tarea. Es muy ineficiente intentar irla haciendo en segmentos de diez minutos según los voy teniendo disponibles. Esto es semejante a las interrupciones. Una reunión de una hora sin interrupciones, rinde más que tres horas con llamadas de teléfono, viajes a la fuente de agua, abandono de la sala y esperas a quienes “ya regresan” .

Una táctica interesante es estimar con realismo el tiempo necesario para diferentes tareas. Si somos muy optimistas, el día no nos alcanzará para todo lo queintentamos hacer . También hay que ser realista en cuanto a la estimación del tiempo disponible. Estamos en nuestro lugar de trabajo ocho horas, pero si descontamos el chiste que nos contaron y al cual correspondimos, la búsqueda de “ese papel que acabo de ver aquí mismo”, las esperas,las pausas obligadas, y la charla intermitente que algunos mantienen con el compañero de al lado, tal vez nuestro tiempo efectivo se reduce a 6 horas.

Le preguntaron a una persona cuántos años tenía. Y como respondiera que treinta, quien le preguntó le hizo esta reflexión: treinta es su edad. Treinta son los años que ya no tiene. Los que tiene son los que siguen, que nadie sabe cuántos serán . Una forma de movilizar nuestra atención sobre el buen uso del tiempo es preguntarnos qué eslo que queremos hacer con el tiempo que nos queda, lo cual conduce a una pregunta que con frecuencia deberíamos hacernos ¿ Estoy haciendo un buen uso de mi tiempo ahora ?

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *