Utilizar los talentos

Publicado en La Nación el 1 marzo, 1999
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Lo importante no es sacar diez. Sólo es importante sacar diez cuando todo lo que uno pudo haber sacado fue diez. Pero muchos podrían sacar 15 . Para ellos, diez no debería ser suficiente.

Las circunstancias personales nos hacen capaces del 7, del 10 o del 15. En igualdad de inteligencia, quien por razón de otras obligaciones tiene más tiempo disponible, debería rendir más . En igualdad de inteligencia y tiempo disponible, aquella persona que tenga más sosiego interior, debería rendir más .Por eso es que tiene poco sentido compararse con otros . La comparación debe ser consigo mismo, con su propio potencial. Dos jóvenes pueden obtener un 9 en el mismo examen de matemáticas, pero el que estudió más, podría sentir más satisfacción que su compañero. Ufanarse de que “estudié poco y sin embargo saqué un 9” o “dediqué pocas horas a este informe y sin embargo salió bien” es un indicador de que somos muy efectivos, pero de qué sirve la efectividad – congnoscitiva o de acción- sin la disposición a meter horas en un asunto?

La parábola de los talentos invita, no a comparar los cocientes de inteligencia o de efectividad, sino a comparar los resultados, con lo que hubiéramos podido obtener si hubiéramos aportado otros recursos, como tiempo, esmero, entusiasmo.

Esto podría dar lugar a una manera de manejar el impacto de las circunstancias. Supongamos que alguien tiene un buen socio y su empresa va creciendo rápidamente. Pero su socio desaparece, por cualquier razón. Entonces esta persona podría lamentarse, lo cual es improductivo, o podría – con realismo -pensar en cómo crecer a pesar del cambio en lascircunstancias. Se haría mucho daño si comparara el nuevo crecimiento con el anterior.Su verdadero standard, entendido como un patrón de comparación, espreguntarse en adelante si está creciendo tanto como puede .

Tal vez eso es lo que contiene una expresión que escuché: “si la vida te da un limón, hazte una limonada” .Quería una manzana, talvez tenía una manzana y podría soñar con hacer un pastel, pero ahora tengo un limón y si me empeño en hacer el pastel de manzana malgastaré el limón y el tiempo.

Cada cambio de circunstancias -desapareció el socio, perdí el empleo, no me dieron el ascenso esperado, me cambiaron la manzana por un limón – podría ser visto como una desgracia o como una oportunidad. Si como dicen en el mundo teatro , el espectáculo debe continuar, cuando más pronto le encontremos el sentido de oportunidad a la nueva situación, mejor. De otra manera estaríamos deteniendo el espectáculo .Encuentre el miope la oportunidad que le ofrece su miopía. Encuentre el introvertido la oportunidad que hay en su introversión. No sólo pueden ser efectivos aquéllos que reúnen todos los rasgos que se consideran deseables . La tortuga no es precisamente veloz y le ganó a la liebre. No siempre se cuenta con todas las circunstancias a favor. Se pueden escribir novelas en prisión. Se puede estudiar desde una silla de ruedas . Se puede escribir un informe mientras se padece una gripe. Hellen Keller desde las sombras y el silencio, iluminó a los no videntes .

Oí un cuento sobre un contador muy avezado, cuyas opiniones en materia contable eran respetadas por todos yquien con frecuencia abría la gaveta de su escritorio y miraba furtivamente en ella. Después de muchos años se pensionó y sus compañeros se apresuraron a mirar en la gaveta del escritorio ahora desocupado. Encontraron, para su sorpresa, un pequeño papelito pegado con cinta celulosa: ! El debe es a la izquierda ¡ . Para él lo importante no fue nunca su falta de memoria. Lo importante fue cómo logró manejar esa circunstancia .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.