Jefes maestros

Publicado en La Nación el 18 enero, 1999
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , , ,

En la universidad en la cual sirvo, comenzaron las lecciones. Desde hace treinta y tantos años siento la misma ilusión cuando se inicia el curso lectivo. Tantas caras nuevas, tantas miradas anhelantes, tanto afán por anotar todas las instrucciones y todas las explicaciones .

Pienso en cuánto podría enriquecerse la función de los jefes en las empresas, con algunas reflexiones sobre el fenómeno del aprender . Los jefes no son sólamente programadores del trabajo, ni sólo vigilantes de los trabajadores. Desde el punto de vista de las personas que están bajo su jefatura, han de asumir un rol de agentes de cambio, entrenadores, transmisor de la cultura, valores, conocimientos.Para ellos, estas reflexiones, igualmente útiles para padres y maestros.

Russell Ackoff sostiene que en las escuelas de administración – y creo que también en las demás-el asuntoes el aprendizaje y no la enseñanza. En la mayor parte de las actividades educativas ese énfasis está al revés . Ponemos mucho énfasis en los métodos de enseñanza y minusvaloramos la casi infinita capacidad de aprender que tienen las personas. Es imposible no aprender. En la especie humana la capacidad de aprender es un rasgo adaptativo del cual depende su supervivencia. De ahí que todo maestrillo debería pensar menos en su librillo y más en la forma de suscitar el conocimiento pre-existente en sus estudiantes y estimular su capacidad de aprender .

Esto es lo que hacía Sócrates. Intentaba demostrar que cualquier persona era capaz de discurrir sobre los temas más elevados, si quien dialogaba con ellautilizaba un método adecuado.Sócrates, como se sabe, era hijo de una partera. Quizá esto lo había convencido de que lo que hay que hacer para que alguien dé a luz un bebé o una idea, es ayudar, apoyar, facilitar.

Es claro que hay cosas que hay que enseñarlas. Se necesitaría un Leibniz o un Newton para re-crear el cálculo diferencial . Es más económico que un maestro nos lo enseñe. Pero a partir de algunos conocimientos básicos en cualquier disciplina, todos somos capaces de generar conocimiento, con la ventaja de que sobre el conocimiento auto-gestionadotenemos más sentido de propiedad que sobre el conocimiento que fue vertido sobre nuestra atención a la manera de una clase o un sermón . ¿ Cómo hacer que se abra paso una enseñanza sobre valores si no mediante la auto-reflexión sobre la utilidad individual o grupal de esos valores ?Gibrán lo dice de manera conmovedora en El Profeta: “Ningún hombre puede revelaros nada más que lo que yace dormido a medias en la alborada de vuestro conocimiento. El maestro que camina en la sombra del atrio del templo, entre sus seguidores, no da su sabiduría sino su fe y su ternura. Y si en verdad es sabio tal maestro, no os obliga a entrar en la casa de su sabiduría sino que os conduce al umbral de vuestra propia mente” .

Cuando en las empresas se habla de capacitación, lo primero en que se piensa es en la compra de servicios de capacitación. Eso a veces es necesario. Pero también es muy importante que cada jefe se pregunte si está haciendo esfuerzos efectivos para cumplir con su papel de entrenador o de maestro de sus colaboradores . Y sobre todo, si está creando las condiciones para crear un clima de aprendizaje en su unidad de trabajo, de manera que todos puedan aprender de todos . Recorrida buena parte del camino, todos tenemos la certeza de que nos hemos beneficiado mucho de jefes y maestros que sin pretender constituirse en enseñadores, y dejando intacta y hasta fortalecida nuestra libertad, nos dieron oportunidad de adquirir conocimientos, destrezas y actitudes que aún hoy atesoramos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *