Palancas

Publicado en La Nación el 19 octubre, 1998
Categoría: Cambio
Etiquetas: , ,

Arquímedes decía que con una palanca y un punto de apoyo, es posible mover el mundo , y en ello lleva razón . Todo lo que es necesario es que la palanca sea del tamaño adecuado y el punto de apoyo esté ubicado en el punto preciso . Por eso cuando escucho una buena idea, me pregunto si existirá la palanca y el punto de apoyo para convertirla en resultados. La imaginación, a la que Santa Teresa llamaba la loca de la casa, nos hace ver muchas cosas como posibles, hasta que nos damos a la tarea de realizarlas y entonces caemos en la cuenta de que otra buena idea no ha pasado a más .

Hay un chiste mordaz sobre lo economistasque dice que un cienpiés sufrió un accidente que le inutilizó muchos de sus pies. Consultó a los podólogos de su especie- que sin duda los debe tener múltiples y muy entrenados – sin encontrar solución para su problema. Alguien, muy bien informado y muy en la corriente actual, le recomendó que viera a un economista. Son la vanguardia de la ciencia social, dotados además de un refinado aparato matemático y en su ejercicio profesional tienen que transitar por variados terrenos. Asíque el cienpiés fue a ver a un economista, quien lo primero que hizo fue un diagnóstico, del cual brotó, como de todo diagnóstico correcto,la recomendación: puesto que a Ud. le han quedado cuatro pies buenos, ¡ conviértase en conejo ! . Ante tan irrefutable lógica , al cienpiés se le olvidó pedir más detalles, pero cuando le relataba a su pareja la solución, ella lo miró con escepticismo y le preguntó ¿ Y eso cómo se hace ?.El cienpiés va de vuelta a su economista: ¿ Oiga Ud. y cómo me convierto en conejo ?. A lo que éste responde : Pues mire. Yo le doy el plan de acción. Ud. es quien tiene que ejecutarlo .

Siempre pienso en esto cuando escucho cosas como “en esta empresa lo que se necesita es un cambio de actitud”; “si el tico fuera más previsor”; “si hubiera forma de pedirle cuentas a los políticos”; “si la gente pensara más en el país y menos en cada uno” .Todas esas son verdades conceptuales, como la lógica que rige las palancas .Lo dicho por Arquímedes, no le agrega nada al prodigio de la palanca, aunque debería servirnos de recordatorio de que muchas veces el problema no es el qué, sino el cómo : El mundo sería más vivible si fuéramos más solidarios.Pero ¿ cómo hacemos para que aumente nuestra solidaridad ?

La mano invisible de Adam Smith -de la cual algunos se ríen. Yo no.- es una respuesta valiosa de cómo el interés individual -el egoísmo, si Ud. quiere-puede conducir al bienestar de la mayoría : quien produce muebles,quienproduce frijoles y quien produce trajes, tratando de ganar lo máximo en su negocio, compran los mejores materiales, contratan los mejores obreros, utilizan las mejores técnicas, con lo cual producen los mejores productos para sus clientes y pagan las mejores remuneraciones a sus proveedores .De esta manera hacen una contribución al bienestar de la sociedad .

Lo que más me llama la atención de ese descubrimiento es que se trata de un automatismo. No hay que convertir a nadie, no hay nada que motivar ninada que promover. La energía está ahí en la naturaleza humana .En cambio, muchas de las propuestas que se hacen para el combate de la corrupción o de la delincuencia o para el manejo de la basura, dependen de que los participantes cambien de actitud.

Cada buena idea debería venir acompañada de una explicación decuáles serían los automatismos humanos que la harían funcionar y cuáles serían los incentivos -sean premios o castigos- que enraizados en la naturaleza humana, harían inevitable que la idea se abriera paso y diera frutos .Lo que más escasea no son las ideas creativas, sino las innovaciones que consisten en la aplicación delas ideas. En el cómo.La innovación es una idea que ya encontró su palanca y su punto de apoyo. Un bonito reto para un país, para una empresa o para una persona,que ha pensado mucho en problemas y menos en soluciones, sería dedicar un buen tiempo a pensar en palancas y puntos de apoyo que permitieran mover lo que hay que mover.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *