Acción apasionada

Publicado en La Nación el 12 octubre, 1998
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Tuve un profesor de mercadeo que recomendaba ser “frío en el análisis y apasionado en la acción “ . No se podría describir de mejor manera lo que se espera de las personas en la empresa. Antes de la decisión, a la horadel pensamiento para resolver los problemas, tienen que tener la frialdad del espíritu científico, la aperturahacia una observación de los hechos, objetiva, neutral, descomprometida . El rigor de no someter a prueba sólo las posibilidades que les gustan, sino de ponderar y criticar las que les gustan y las que no. La capacidad de hacer de abogados del diablo, poniéndose a defender la tesis contraria a la que parece la correcta o la deseable . Y la infatigable formulación de la pregunta ¿ Y qué pasaría si … ?Con la cual se introduce a la situación todos los cambios posibles, hasta asegurarse de que la decisión a la que llegan o la solución que creen haber encontrado, no son un medio para salir del paso. O de que en su necesidad de encontrar una solucióno de llegar a una decisión, no se están “agarrando de un clavo ardiendo”.

Pero llegadas a la decisión, después de ese cuidadoso y frío recorrido que hemos descrito, es necesario que se dediquen con empeño a ponerla en ejecución .Se dice que los japoneses tardan mucho más tiempo que los occidentales en tomar una decisión, pero que una vez que la toman, su etapa de ejecución es más corta, hay menos desacuerdos y es más efectiva . Es contraproducente trabajar a medias y descansar a medias . Se recomienda trabajar con total dedicación cuando hay que trabajar y entregarse al descanso plenamente cuando hay que descansar . De igual forma, a la hora del análisis hay que hacerlo con plenitud. Pero a la hora de la acción, también es indispensable esaplenitud, la cual mi profesor llamaba “pasión” .

El Evangelio señala que “quien pone la mano en el arado y mira hacia atrás”, no es digno del Reino de los Cielos. Lo dice para cuando se inicia un camino personal de conversión. Pero podría servirnos comorecordatorio para cuando una vez iniciada la acción, se siente flaquear el ánimo y se intenta mirar hacia atrás . También en el Antiguo Testamento se habla del mirar atrás: la mujer de Lot, que huye con su familia de la destrucción de Sodoma y Gomorra, mira hacia atrás y se convierte en estatua de sal . Hernán Cortés, avisado de las dificultades que iba a enfrentar en la conquista de México, corta por lo sano y para evitar mirar hacia atrás, quema las naves en las que pudo haberse retirado. Con esto quema también toda posibilidad de reconsideración de la acción que estaba emprendiendo. Ya no tendrá objeto para sus hombres el hacer consideraciones sobrelas dificultades de la campaña . Ya no hay otra dirección en la que ir como no sea hacia adelante .

En ese camino entre la decisión y el resultado final, hay tres cosas que pueden sostener el entusiasmo de la acción. Primero la esperanza. Es la visión que se tiene de lo que se busca, como si ya lo hubiéramos conseguido. Es la empresa que ve el entusiasmo de los clientes por el producto que apenas está desarrollando. O la persona que empieza a estudiar una lengua extranjera y se visualiza como si ya estuviera en poder de ese poderoso instrumento. O el país que levanta los ojos de la circunstancia ordinaria, de la jugadilla, del fanatismo político o del dogmatismo presentista,parasentir lo que sentirá cuandoya hubiera llegado a donde quiere llegar. Esa esperanza, hace llevaderos los sacrificios . Segundo, los buenos resultados parciales . Que el plan de acción no sea un largo y oscuro túnel donde sólo haya éxito al final. Diseñemos el plan de manera que a lo largo del camino, se pueda ir verificando que nos está yendo bien .Y en tercer lugar, la perseverancia, que es una actitud,no un razonamiento, y que es una disposición del ánimo a ir haciendo aunque cueste, aunque no se vean los resultados, aunque parezca que nos equivocamos al iniciar el camino.José Asunción Silva, lo diría como mayor belleza:“Mas si os cansó lo rudo del camino, y si está el corazón agonizante, pensad que sólo sois un peregrino, y seguid adelante “ .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *