Personalidad y cultura

Publicado en La Nación el 7 septiembre, 1998
Categoría: Cambio
Etiquetas: , , , , , , , ,

El término “personalidad” es muy elusivo. Son muy numerosas las definiciones que hay. Sin embargo, paradójicamente, nos entendemos cuando hablamos de los rasgos de la personalidad de alguien.Sabemos entonces que estamos hablando de amabilidad, carácter aventurero, calma, confianza en sí mismo, prudencia, agresividad, impulsividad.Otro problema serio es la discusión de si esos rasgos provienen de natura o de cultura. Si son “genéticos”, o si son adquiridos del medio.Está claro por ejemplo que un toro Miura, es el producto de una selección genética que busca precisamente un animal muy bravo para ser dedicado a la lidia. Tambiénla agresividad de los perros pitbul es producto de una selección genética. Una persona impulsiva, seguramente tiene unas predisposiciones genéticas pero la instalación del rasgo es causada por el aprendizaje que va haciendo a lo largo de su vida.

En una organización se denomina “cultura” al conjunto de normas, creencias y valores que la animan. Hay empresas donde se respetan los compromisos, se dice la verdad, se proscriben ciertas prácticas competitivas, de la misma manera que un caballero medioeval no engañaba ni atacaba a mansalva. Existen empresas más o menos aversas al riesgo. Que creen o no creen que el trabajo tesonero siempre da frutos. El concepto de “cultura de la empresa” es útil, pero quizá se ha abusado de él. Vemos por ejemplo cómo cuando se desconoce cómo lograr un determinado cambio o fracasa un programa de mejoramiento, muchas veces se da como excusa que la cultura de la empresa lo impidió. También se abusa del concepto cuando a la iniciativa deintentarunos cuantos cambios realizables se opone la proclama de cambiar de manera integral la cultura de la empresa. Se puede producir un cambio de cultura, pero es el resultado de cambios en niveles mucho más elementales que aquél al que pertenecela cultura: incentivos, procedimientos, clima.

Ambos conceptos, la personalidad y la cultura, se esgrimen a veces en defensa de la imposibilidad de cambiar. Fulanito no puede dejar de ser tan iracundo. Es su personalidad. (Lo trae en la sangre, se dice de manera pintoresca, como si la ira viajara en el torrente sanguíneo adherida a un glóbulo). O en esta empresa no tenemos cultura de previsión, de ahí que siempre vivimos esperando que el golpe avise.

Personas y empresas son reforzadas en su personalidad o en su cultura, por la aceptación que los demás hacen de sus rasgos. Cuando aceptamos que fulanito no puede cambiar, o que tal empresa es así porque es parte de su cultura, su comportamiento se refuerza, los intentos de cambio son tímidos y el estado de cosas se mantiene. A veces casi que se elogia el rasgo. “Con fulano de tal sí que no se juega. Ese sí que no aguanta carga “ y claro, la voz se corre, fulano lo sabe, se siente un poco ufano de ello y se convierte en el miembro del grupo que siempre se opone a lo que implica un poco más de sacrificio personal, un poco más de dedicación al esfuerzo común . A corto plazo, el rasgo exacerbado le produce ganancias: el jefe se lo piensa dos veces antes de encargarle un trabajo adicional y prefiere encargárselo a otro, con lo cual el gruñón se sale con la suya . También con respecto a las empresasllegamos a tener una actitud que nos hace mirar sus rasgos culturales deficientes, casi como si fueran virtudes: “es que en esta empresa no creemos mucho en el análisis. Aquí rápidamente decidimos lo que hay que hacer “.Y con esta glorificación de deficiencias vamos apagando el espíritu crítico que debería preguntar si los rasgos descritos, de la persona o de la empresa, son funcionales para sus objetivos, si son constructivos, si ayudan a su desarrollo y a su éxito.

La cultura y la personalidad convertidas enexcusas, obstaculizan la exploración deprácticas y comportamientos que podrían ayudar a la empresa y a la persona a operar más productivamente, a disfrutar más, a adaptarse de mejor forma a un ambiente cambiante.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.