Lo que vale la pena

Publicado en La Nación el 31 agosto, 1998
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Con más y más frecuencia, las empresas aplican el pensamiento estratégico. Es preferible el término “pensamiento estratégico” que“planeamiento estratégico” porque éste último parece que estuviera destinado a escribir un gran plan, mientras que el primero da la idea de que hay que pensar permanentemente de manera estratégica.

También las personas individuales pueden beneficiarse del pensamiento estratégico para concebir y elegir sus objetivos. A ellas siempre que tratamos este tema les hago la advertencia de que tengan mucho cuidado con lo que se propongan, porquepodrían alcanzarlo … y alcanzar ciertos objetivos podría ser nocivo para la felicidad. Como ilustración humorística recordemos aquél anuncio sobre la lotería en que el protagonista pide a su suerte que le dé mucha “lana” y acaba como una oveja .

Los objetivos, si se alcanzan, nos cambian. Nos llevan a otra situación. Nos transforman. La niña que se propone ser médico, cuando lo logra, ya es distinta a la quinceañera que soñaba con serlo. Es distinta de manera radical y poco reversible. Si uno tiene una visión -un sueño realizable-un buen criterio para seleccionar sus objetivos seríaque si lograr algo nos acerca a la visión, entonces vale la pena .

No hay que aprovechar todas las oportunidades. No sólo porque podrían no valer la pena, sino porque algunas tienen un costo oculto: un costo de ser médico es no poder ser abogado. Un costo de casarse con una chica es no casarse con todas las demás.

Pero somos jóvenes durante mucho tiempo y no siempre se tiene clara cuál es la visión por medio de la cual valorar las oportunidades. Además, existe el azar, lo inesperado. No todo puede planearse. En estos casos un buen criterio sería preguntarse: ¿conviene aprovechar esa oportunidad según el camino que yo querría seguir? Como queremos ser felices – aunque el término es difícil de manejar- convendría preguntarse ¿ Me parece que seré más feliz si logro tal cosa ? No sólosi me da placer, gusto, poder o notoriedad.

El cáncer es un conjunto de células que utilizan toda su vitalidad en la dirección equivocada. Se olvidan de su papel de células hepáticas o gástricas y crecen desordenada y exitosamente con otros objetivos, aprovechando las oportunidades que se les presentan de crecer y prosperar. Esto ilustra más o menos lo que es aprovechar una oportunidad que no es coherente con nuestrosueño realizable. Imaginemos la pérdida que hubiera significado para muchos y creo que para cada uno de estos personajes, si hubieran aprovechado oportunidades alejadas de su visión: la Madre Teresa,Rectora de una Universidad. Nuestro recordado doctor Láscaris como empresario turístico en las islas del Mar Egeo. Pablo Neruda como hacendado vitivinícola.

No somos unidimensionales: no queremos sólo dinero, o sólo placer, o sólo poder, o sólo servir. Somos multidimensionales. El desarrollo armónico consiste en lograr intensidad y madurez en todas las áreas: intelectual, estética, moral, económica, social, espiritual. Las áreas se entrelazany se influyen unas a otras . Esaú fue unidimensional en un momento -supongo que de mucha hambre- y cambió la primogenitura por un plato de lentejas.

Sólo cada quién sabe lo que vale la pena . Sólo cada quien sabe si la oportunidad que palpita incitante en su horizonte conviene o no a su sueño realizable, a su visión . Si lograda esa oportunidad estará más cerca o más lejos de lograr plenitud total. Tal vez una buena práctica sería preguntarse ¿ Es esta una buena oportunidad o un plato de lentejas ?  

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *