El colaborador

En ocasiones anteriores hemos venido hablando de buenas prácticas de jefatura. Hablemos hoy sobre cuáles características de loscolaboradores serían valoradas por su jefe .

Ha de ser prudente en el sentido de que no debe ser un ejecutor ciego de lo que se le manda o se le pide, sino que tiene que saber discernir cuándo conviene suspender o cambiar la acción en vista de las circunstancias . Puesto que está más cerca de la acción que su jefe, tiene más información y debería usar su juicio y su madurez para perfeccionar la orden recibida.

Conviene que sea proactivo y no reactivo,en el sentido de que debería anticiparse a las situaciones;tener iniciativa cuando juzgara que es necesaria una acción inmediata . Se trata, como dice el dicho de que es preferible “pedir perdón que pedir permiso “. Que la aparición de un problema no lo lleve automáticamente a referirse a su jefe, sino que le conduzcan a iniciar un proceso de solución, que luego, si fuera necesario, presentará a su jefe, de manera que no llegará con las manos vacías, sino con algunas soluciones ya pensadas .

Para hacer eso, tiene que tener disposición a arriesgarse . Quien quiera minimizar todos los riesgos, tendrá una relación de dependencia con su jefe y sólo emprenderá en lo que le está estrictamente encargado y siguiendo los detalles con los que se le ha hecho el encargo. Es muy valorado el colaborador que sorprende a su jefe, con acciones efectivas para circunstancias que no estaban previstas cuando se le dió el encargo.

La disposición a aprender garantiza que el colaborador aumentará su potencial con el paso del tiempo.La experiencia no es el número de años que se tiene en un puesto, sino los cambios positivos que hubieran enriquecido los conocimientos, las destrezas y las actitudes de la persona que lo ha desempeñado. La chispa del aprendizaje es la inquietud. Quien no hace preguntas, quien no se admira, quién no se inquieta, aprende menos. Hay que desconfiar de lo que es obvio. No dar nada por consabido.La otra habilidad importante es la observación sistemática, detenida, seria .

Diligencia , según la Real Academia,es cuidado y actividad en ejecutar una cosa. Prontitud, agilidad, prisa .O sugiriéndolo con dos caricaturas, diligencia es “no pedirle permiso a una pata para menear la otra “ o, como dicen ahoraandar”pellizcado” . García, el del mensaje, no se queda esperando a que le den más instrucciones o a que le alisten los viáticos. No. Se marcha. Va. Hace. Ejecuta.

Los colaboradores deben mantener un nivel adecuado de comunicación con su jefe . No tienen que informarle de todos los pasos que van dando. Pero tampoco pueden alejarse con el encargo sin que el jefe sepa cómo les va . La relación tiene que ser asertiva. Si necesitan apoyo deben buscarlo. Si las cosas no van saliendo bien, deben informarlo. Es dañino para la buena marcha de las empresascuando por temor o vergüenza, no se informa a los superiores sobre resultados negativos.

El colaborador al que le preguntáramos por qué hace lo que hace y que respondiera que lo hace porque así se le han mandado, todavía está lejos de ser un buen colaborador. La actitud madura al ejecutar un encargo es hacerlo suyo. Lo hace porque es lo que tiene que hacer. Mientras diga que lo hace porque se lo mandaron, no está poniendo el mayor empeño y cuidado. Lo que se llama apropiarse de un encargo, es dejar pasar a segundo plano la orden recibida y convertir en fuente de la acción, la noción de que ahora el asunto es nuestro.

Es mal síntoma que el colaborador diga que su jefe no lo motiva. El buen colaborador tiene que motivarse a sí mismo.Hay jefes que entusiasman, pero la ética del colaborador debería llevarlo a poner energía en las cosas aunque no tenga la suerte de contar con un jefe así . Esperar a ser motivado, indica dependencia, la cual no es una buena forma derelacionarse para obtener resultados.


Publicado

en

por