Provisionalidad

Publicado en La Nación el 25 mayo, 1998
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Hay cosas que es sensato hacer provisionalmente, pero es perjudicial querer adoptar la provisionalidad como actitud vital. Veamos.

Ser estudiante en la educación formal es una situación provisional. Cuando estamos en el colegio o en la universidad, lo que más queremos es concluir esa etapa provisional de nuestra vida. Los novios que se aman, sueñan con el día en que puedan ponerle fin a esa situación provisional y unirse como pareja e iniciar una familia. Hay pues, situaciones que son etapas preparatorias necesarias para etapas más maduras o complejas. En ellas parece razonable aceptar todas las restricciones y exigencias de la provisionalidad.

Sinembargo, hay situaciones que no tienen por qué ser transitorias y ante las cuales asumimos una actitudde provisionalidad que debilita nuestro accionar. Tomemos como ejemplo el desempeño de un puesto. Es natural que quien lo ocupa, esté permanentemente deseoso de tener un puesto superior en oportunidades o en remuneración. Pero este deseo permanente debilita la capacidad de desempeño cuando la persona asume una actitud de provisionalidad , verbalizada con expresiones mentales u orales como las siguientes: . “Yo estoy de paso”, “Esto no es lo mío”, “Pronto no estaré aquí”. Se entiende que la persona que asume tal actitud no pondrá un empeño intenso en mejorar, en conocer más su puesto, en innovarlo. Estar mirando la hierba verde que hay al otro lado de la cerca nos puede llevar a pasar por alto lo que hay de este lado. Disminuye nuestra atención sobre lo que hay aquí y ahora. Arrala nuestra resolución y nuestro accionar.

Esta actitud de provisionalidad podría originarse en un desdén por la situación presente, y vendría a constituir una fuga emocional con respecto al aquí y al ahora, lo cual disminuye nuestra efectividad. Un clavo realiza su función cuando se clava aquí y ahora. El clavo que está en otro tiempo y en otro lugar, no nos sirve para la construcción que estamos haciendo hoy aquí .

Hay una relación inversa entre opciones y efectividad. Lo provisional deja abiertas todas las opciones. A losquince años podemos optar por ser ingenieros, médicos, abogados o astronautas. Tener todas esas opciones es valioso porque la libertad para actualizarse requiere disponer de opciones. Pero quien quisiera seguirlas manteniendo abiertas en la edad adulta, perdería efectividad. Por eso, en un determinado momento elegimos una opción y nos dedicamos a desarrollarla, lo cual implica arraigarnos. Una semilla no dará fruto en un estante. Ahí, en el estante, podría la semilla estar valorando las múltiples opciones que tiene: ser árbol en un jardín, o en un bosque, a la orilla de un río o en lo alto de una montaña. Pero de querer mantener abiertas esas opciones, nunca será árbol. Sólo será árbol en el momento en que eche raíces y las profundice en un aquí y un ahora. Vivir en provisionalidad es como ser un nómada. Siempre se tiene la posibilidad de levantar la tienda e irse a otro lugar. Civilizar en cambio es construir permanentemente aquí. Los creadores de ciudades dejaron un monumento. Los nómadas, una estela de polvo que se asienta.  

Un reto interesante es pues no darle carácter de provisional a lo que no lo tiene. Pero más desafiante es aprender a vivir intensamenteaun lo que por su naturaleza es provisional. Mi esposa enseñaba a nuestros hijos pequeños a disfrutar el viaje de la casa a la playa. A no tener el espíritu puesto en el punto de destino. A ver el viaje no como algo que se interpone entre nosotros y el disfrute de la playa sino como algo que aunque transitorio -un aquí y ahora que fluye-tiene posibilidades de ser vivido y disfrutado intensamente. No se si ellos aprendieron . Yo sí .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *