Borrón y cuenta nueva

Publicado en La Nación el 29 diciembre, 1997
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Ya casi es año nuevo. Personas y empresas hacen sus propósitos, amparados al simbolismo del “borrón y cuenta nueva”, esa alentadora oportunidad de renacer que tenemos.

El pasado influye mucho en nuestra vida presente y futurapero el “borrón y cuenta nueva” nos permite apartarnos un momento de nuestra historia para volver a formular propósitos nutridos en la fuente de nuestrosideales, los cuales siempre van mucho más arriba que nuestros logros o de otra manera no serían ideales .

El “borrón y cuenta nueva” es un simbolismo. Cualquier día puede contener un corte con el pasado y el inicio del futuro. Sinembargo, el fin del año es quizá el más ampliamente compartido en el mundo occidental, a pesar de las observaciones en el sentido de que la Noche Vieja, es una noche cualquiera.

Los propósitos -los objetivos- de empresas y personas, no deben contagiarse de la magia del simbolismo. El año entrante vamos a ser básicamente los mismos, sólo que un poco diferentes. Y aquí yace un tema importante. No somos estáticos a la manera de un ladrillo, el cual es hoy de la misma forma que será dentro de muchos años. Tampoco somos cambiantes a la manera de una flor que hoy es y mañana no. Siempre somos el mismo, pero siempre somos diferentes. El valor del objetivo de cambio es la búsqueda de que al ir siendo diferentes vayamos siendo mejores. Mejores como empresa. Mejores como personas .

Primero, los objetivos, tienen que ser pocos. Drucker dice que más de tres objetivos son demasiados. No tenemos ni suficiente atención ni suficiente energía para ocuparnos de cuarenta y siete cosas… El que mucho abarca … Unos pocos y de alto impacto, permiten utilizar el viejo principio militar de la concentración de fuerzas en pocos puntos.

Luego, los objetivos tienen que reflejar que nos consideramos -personas o empresas- multidimensionales . No basta con proponerse sólo ganancias o ascensos. Hay cosas importantes que aprender. Hay relaciones valiosas que cultivar. Hay valores elevados que practicar. Hay que pensar en lo que aumenta la capacidad presente, y además en lo que aumenta la capacidad futura. Hay objetivos relacionados con la producción y objetivos relacionados con la salud. Hay la salud en su versión física . Y hay la salud en su versión emocional. De qué nos sirve un cuerpo de Mr. Costa Rica con un stress deteriorante. De qué un moderno equipo informático con un pobre desarrollo organizacional.

El objetivo -el propósito- tiene que ser realista y a la vez desafiante. Alguna vez escuché que “El ponerse a soñar con grandezas, no sirvió nunca a nadie de nada, los océanos llenó Dios de peces, más tu debes poner la carnada” . Objetivos que están mucho más allá de nuestras capacidadesnos producen frustración. Objetivos fáciles de alcanzar, no estimulan el esfuerzo.

Cada propósito debería contar con una clara especificación de cómo se le va a dar seguimiento.Porque haberlo cumplido en diciembre del año entrante dependerá de si lo fuimos cumpliendo a lo largo del año. La pregunta clave de este seguimiento debería ser ¿Si en febrero hemos logrado qué, sabremos que lo estamos haciendo bien ?

Los objetivos tienen que ser operativizables. Eso significa que debe ser traducido en acciones concretas, debe ser “cambiado en menudo”, al igual que un billete de alta denominación, con el cual no podríamos pagar el autobús. El haber nacido de unideal, le da al objetivo una característica que comparte con el amor. Al igual que él, si no se convierte en obras, en acciones, no es nada.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *