Reflexionar o discutir

Publicado en La Nación el 18 agosto, 1997
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

En un grupo de trabajo, hay formas de ser constructivo y formas de ser destructivo. En un equipo de futbol, por ejemplo, la jugada constructiva por excelencia, es el “pase”. El “pase” es reconocer que el otro está en mejor posiciónpara que el equipo se acerque al buscado gol. Ni podemos pensar en un equipo donde los jugadores trataran de quitarle la bola a sus propios compañeros. Sin embargo, en los grupos de trabajoyen los grupos familiares encontramos miembros que recurren no sólo al “trabonazo”, sino aun a la “plancheta”. En algunos grupos de trabajo cuando surge ese comportamiento, siempre hay un miembro que hace esta reflexión metafórica: “Somos bomberos ¡No nos majemos la manguera¡ ¡Todos estamos tratando de apagar el mismo incendio¡ “

La discusión siempre es un enfrentamiento. Siempre el objetivo que tienen los participantes es ganar y que el otro pierda. Discutir es parapetarse. Es cavar una trinchera y levantar una bandera. Abrazado a esa bandera, el que discute está más dispuesto a morir que a darle la razón al otro.Por eso las discusiones distancian. Constituyen un combate. De hecho, podemos imaginarnos que los que discuten están como en el juego llamado “combate naval”, tirando de una cuerda cada uno en una dirección.Cuando los contendientes son de semejante fortaleza, el centro de la cuerda apenas se mueve. No se avanza ni en una dirección ni en otra, sino que se está siempre en una permanente situación de empate, con la desventaja de que hemos puesto tanto empeño en el forcejeo que el empate no nos deja serenos, sino que terminamos cargados de energías negativas contra quienes han estado tan cerrados ante nuestro punto de vista. Y lo mismo sentirá sobre nosotros quien ha estado al otro lado de la cuerda, valga decir, de la discusión.

Si se hace el esfuerzo por cambiar el término “discutir“por el de “reflexionar“, daremos una campanada que iniciará un cambio ennuestro estilo. Ese cambio de estilo nos llevaría a ser más constructivos. En la discusión, se trata de destruir el argumento del oponente. En la reflexión de lo que se trata es de ver cuáles de las cosas que dice nuestro interlocutor, pueden ser utilizadas para construir una solución o un planteamiento conjuntos.

En la discusión una de las expresiones más utilizadas es el “no” o cuando ya hemos sido más entrenados socialmente, usamos la frase “sí … pero … “, la cual significa “Soy suficientemente cortés para aceptar que lo digas (de ahí el “sí”), mas voy a buscarle fallas a lo que dices para rechazarlo (de ahí el “pero”) .De Bono sugiere que en nuestras conversaciones habituales sustituyamos el “Sí… pero… ” por el “Sí … y además ” .Esto funciona de la siguiente manera. Supongamos que en una empresa se piensa que podría aventajar a sus competidores si atiende clientes una hora más cada día y que le encargan a un grupo de empleados examinar la cuestión.Si utilizamos el “sí … pero …” oiremos cosas del tipo de : “Sí, pero hay empleados que ya tienen compromisos para después de las cinco”, “Sí, pero si salimos una hora más tarde, no habrá espacio en los buses “, “Sí, pero no vendrán clientes porque no saben que abriremos hasta más tarde” . Como se ve, los argumentos que han ido saliendo lo que dicen es por qué algo no se puede hacer . En cambio, si utilizamos el “Sí… y además …” saldrán consideraciones del tipo siguiente: “Sí, y además podremos recibir clientes que salen tarde de su trabajo “, “Sí, y además como al principio habrá poco movimiento, podemos adelantar parte del trabajo del día siguiente “, “Sí,y ademáslos clientes se darán cuenta de que queremos mejorar el servicio ” . Estos argumentos lo que sacan a flote es por qué vale la pena hacer algo . Y esto es más constructivo que decir por qué no se puede. Reflexionemos sobre esto .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *