La misión

Se dice que las empresas que tienen una clara definición de su «misión», logran motivar más a su personal y tienen muy simplificada la toma de decisiones estratégicas, porque todas deben ser coherentes con esa misión.La «misión» de una empresa, responde a la preguntade ¿ Cuál es la razón de ser de esta empresa?

Las personas también pueden formular su «misión», en respuesta a la preguntade cuál es su razón de ser, o como la planteaba el Catecismo ¿ Para qué estamos en este mundo ?Se puede pensar en la misión como el encargo recibido de un Ser Superior. O se puede pensar en ella desde una perspectiva más horizontal, pero también muy rica.Todos somos centro de una constelación de circunstancias : somos estudiantes o trabajadores, miembros de una familia, miembro de una comunidad, miembros de un grupo de trabajo. Esas circunstanciasnos demandan y por lo menos en el corto plazo, nos determinan: si soy casado no puedo ser soltero. Si soy abogado no puedo ser ingeniero. Si vivo en Alajuela no puedo vivir en Cartago. Lo cual no quiere decir que no pueda cambiar de estado civil, profesión y residencia.

Dentro de esas circunstancias, se puede vivir sino con propósitos.Esperando a ver qué ocurre o tratando de que ocurra algo que nos proponemos. Covey, en sus «Siete hábitos de la gente eficaz» recomienda que pensemos con frecuencia en lo que querríamos que dijeran los miembros de nuestra familia, los compañeros de trabajo y los miembros de la comunidad, al final de nuestra existencia. Esa fantasía sirve para esclarecer nuestra misión, la razón de ser de nuestra vida.El poder, el placer, el tener, vienen constantemente a nuestra mente, porque a corto plazo, tienen el carácter de valores, pero cuando nos visualizamos haciendo un balance de nuestra vida, en unpunto avanzado de ella, podría ser que esos valores ya no resultaran tan atractivos. Dice Covey que si nos quedaran sólo tres meses de vida, lo que haríamos apuntaría hacia cosas más duraderas que elpoder, el placer o la acumulación de cosas.

Si queremos formular nuestra misión, conviene preguntarse primero, en cuáles áreas nos interesa obtenerlogros.Pensemos por ejemplo en las siguientes áreas: vida familiar, profesión, trabajo, vida espiritual, manifestaciones artísticas, madurez personal, relaciones con la comunidad. Luego tendríamos que preguntarnos sobre dos o tres cosas muy importantes que querríamos lograr en cada una de esas áreas.

Finalmente habría que convertir en propósitos de acción concreta, los logros que querríamos alcanzar en esas áreas. Los elementos de la misión, son forzosamente generales. Alguien podría señalar como parte de su misión, que querría ser un empleado eficaz o un líder en su grupo de trabajo. Pero ambas expresiones sólo pertenecen al reino de los deseos, hasta tanto no se diga específicamente qué es lo que se hará para lograr cada uno de esos propósitos. Porque solamente se pueden lograr los objetivos de largo plazo si vamos realizando cada día acciones que conduzcan hacia ellos. Las acciones son los objetivos «en menudo». Un deseo, un objetivo son como un billete de cinco mil colones: no nos sirven para andar en bus.

Muchas veces he dicho a personas con las cuales hemos trabajado en este tema que cualquier propósito que hagamos en la empresa o en la familia, sólo tiene posibilidades de llegar a ser realidad, si nuestra agenda contiene actividades anotadas en el día de hoy y en los siguientes, referidas a esos propósitos.

¿Su agenda de hoy, su agenda de esta semana, contiene actividades que conduzcan al logro de los objetivos que Ud. quisiera haber logrado dentro de 20 años?¿Está Ud. trabajando por lo que quisiera dejar realizado cuando tenga que partir?


Publicado

en

por